La leyenda del dragón y San Jorge

Erase una vez, en un lejano pais,
un dragón monstruoso.


Aquella bestia, que solo verla ya daba miedo,
podía andar, nadar y volar.


El dragón mataba y se tragaba
todo lo que se encontraba por delante:
rebaños de ovejas y bueyes y caballos,
y tambien los hombres y mujeres y niños.
Y destrozaba las casas.


Para que no le hiciera tano daño a todo el mundo,
el pueblo decide darle a comer
un par de corderos al día.
Y cuando se acaban los corderos
le daban bueyes y caballos y otros animales.


Pero llega un día
en que ya no queda ni un animal y, entonces,
el pueblo se pone de acuerdo
para, antes de que mate a todo el mundo,
darle por sorteo, cada día,
una persona para que se la coma.


Un día le toca la mala suerte a la hija del rey.
El rey no tenía ninguna más
y estaba desesperado.
No quería entregarle a su hija al dragón,
pero el pueblo le exigió
que hiciera como todo el mundo.
Si no, el dragón se los comería a todos.


Así que llevaron la princesa ante el dragón....


Pero cuando el dragón va y abre la boca
para comerse a la princesa,
aparece San Jorge montado en un caballo blanco.


San jorge mata al dragón
de una lanzada.


De la sangre del dragón brota un rosal
de rosas rojas.
San Jorge le da una rosa a la princesa
en señal de amor.


Todo el mundo esta muy contento.
La gente grita:
- ¡Viva San Jorge!
Y San Jorge vuelve a montar en su caballo blanco
y se va al galope sonriendo.


Esto es una leyenda.
Las leyendas no hace falta que sean verdad,
basta con que sean bonitas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Quien soy

Una mujer cualquiera, en una ciudad cualquiera, con unos gustos cualquiera y caminando hacia ninguna parte. En definitiva, una cualquiera.

Vuela con los sueños

Pitagoras de Samos

Purifica tu corazón antes de permitir que el amor se asiente en él, ya que la miel más dulce se agria en un vaso sucio.

Ali