Canciones tristes



Anoche.
Anoche, mientras observaba las estrellas desde mi ventana,
Pedí al Señor que te guiase y protegiese;
Porque aunque ya no me quieres, aún te amo.
Esa es mi única oración. Por ti.


Anoche, mientras miraba a través de mis empañados ojos,
Deseaba que estuvieses a mi lado para abrazarte,
Pero el silencio me dijo que no escuchabas mi súplica.


Te echo tanto de menos desde que me dejaste.
Mi corazón está en pedazos desde que me dejaste.
Porque aunque ya no me quieres, yo aún te amo.
Esa es mi única oración. Por ti.





0 comentarios:

Publicar un comentario

Quien soy

Una mujer cualquiera, en una ciudad cualquiera, con unos gustos cualquiera y caminando hacia ninguna parte. En definitiva, una cualquiera.

Vuela con los sueños

Pitagoras de Samos

Purifica tu corazón antes de permitir que el amor se asiente en él, ya que la miel más dulce se agria en un vaso sucio.

Ali